Testimonio de Karla Vega

Dios ha estado trabajando en mi vida desde hace un año, mostrándome que quiere mas de mi; me dejo ver lo pecadora que he sido y el gran amor que tuvo y sigue teniendo por mi vida, y puso en mi corazón buscar el ministerio que Dios tiene para mi vida, empece a leer la vida de varios misioneros, y cuando leía la vida de Ida Scudder me impacto ver su amor por el prójimo, el cargo que tenia por las almas y el cómo ayudarlas; Dios le permitió estudiar medicina y fue de las primeras mujeres médicos, y servia a Dios con todo su corazón, YO ANHELABA ESO, lo leí y mi corazón se contristaba al ver que yo no era medico, ni una enfermera, sino una administradora, y decía: “¿por que una administradora? como puedo servir a Mi Dios con esa carrera?” ore y le rogué a Dios para que me dejara ver porque era yo administradora...

 

Seguí leyendo el libro, después de orar y en la siguiente página, explicaba como Dios le daba gracia a Ida como doctora, consiguiendo fondos para construir escuelas y ayudando a mas gente, pero era muy mala para la administración y no le gustaba hacer cuentas, y Dios envío a una amiga suya desde otro continente para ayudarle con eso, así Ida podía continuar ayudando a mas gente porque ya no tenia que hacerse cargo de los números que le quitaban tanto tiempo.

 

Y el Señor empezó a contestarme, encontré el sentido por el cual Dios me permitió estudiar administración y no otra carrera, así que seguí orando para ser utilizada por El.

 

Aproximadamente dos semanas después de que unas hermanas en Cristo que venían de Chiapas viajaron al DF y se quedaron unas noches en nuestra casa, y de la nada la hermana Claudia (que es una bendición de Dios como lo fue Ida) me pregunto: “¿cuando tienes vacaciones?” le comente que en semana santa (una semana y media después), me ofreció ayudarle con las cuentas del ministerio del cual Dios le ha permitido participar (NUEVO CANTO). Yo no le había dicho nada del anhelo de mi corazón de ayudar en administración a un ministerio, pero Dios si lo sabía, y El movió todo para que tanto mi oración fuera contestada, como con la gracia de Dios pudiera ayudar en algo con los números de Nuevo Canto, dándole mas oportunidad a ella para seguir enseñando a la gente de la música que a Dios le gusta.

 

Así es como Dios me trajo a Chiapas para poder servir al Señor y a los hermanos de Margaritas, en esta semana Dios permitió ayudarles un poquito de lo que he aprendido, y no solo eso, sino que me dejó ver mas contestaciones de Dios acerca de este ministerio, me entere que ellos tenían tiempo orando por alguien que pudiera ayudarles en cuestión administrativa, y Dios me permitió dejarles controles para una buena administración, pero se necesitaba de alguien que pudiera actualizar día a día esos controles en la oficina de Nuevo Canto, y me entere que Luly otra hermana de Chiapas estaba orando porque Dios dispuso en su corazón ayudar al ministerio, pues Dios ya había preparado todo, y en esa misma semana  fuimos a hablar con su papa contándole el propósito de éste ministerio para ver si le daba permiso de apoyar, y le dio la oportunidad y ya también hay quien continúe las actualizaciones; Se que Dios va a llevar este ministerio muy lejos, pues El ha estado preparando todo y llevandolo a acabo para que la gente cada día sepa como es debido alabar a Dios Nuestro Señor. 

 

Dios conocía los corazones de cada uno, los deseos de servirle, y las necesidades de cada uno, así que nos junto y El produjo así el querer como el hacer, por Su Buena Voluntad.

 

Alabado sea El Señor!